Jordi Teixidor de Otto

El artista y la obra

Jordi Teixidor de Otto

Teixidor nace en Valencia en 1941. Se trata de uno de los artistas más veteranos de la abstracción española según la crítica especializada. Elvira Maluquer destaca que su proximidad al llamado grupo de Cuenca (Gustavo Torner, Fernando Zóbel y Gerardo Rueda entre otros) le hizo adoptar una abstracción geométrica de clara influencia constructivista y conceptualmente próxima al minimalismo norteamericano. Según la autora, la aportación de Teixidor a la pintura radica en la plasmación de un elaborado empleo matérico de la misma, pudiendo situarla en un espacio limítrofe entre la geometría y el gesto, entre el orden y la sensibilidad personalizados en el color, la transparencia, la solidez y el equilibrio, que, junto con la geometría, son empleados por el artista a la hora de articular su discurso estético. Al contemplarla, su pintura cuestiona nuestros sentidos de sustancia, presencia y ausencia. Más allá de rectángulos, barras y colores difusos, la obra nos enfrenta a las reflexiones de nuestra propia mente.

Estado inicial

Jordi Teixidor de Otto
Nº 325, 1978. Estado inicial
Óleo y esmalte sobre lienzo, 100 x 100 cm

Reverso del lienzo

La obra presentaba una importante acumulación de suciedad en el anverso y reverso de la misma. Esta alteración afectaba de forma generalizada a toda la superficie por la acumulación de polvo ambiental, así como a causa de la suciedad grasa derivada del paso del tiempo y una inadecuada manipulación del lienzo. Dicha suciedad modificaba el color original de la obra (amarilleo y acumulación de sombras grasas) impidiendo su correcta lectura. Por otra parte, hay que destacar la presencia de varias deformaciones de soporte textil localizadas en la parte inferior.

Una, había sido producida por un golpe, mientras las restantes se debían a la acumulación de suciedad, que al haberse introducido en el espacio comprendido entre el bastidor y la tela, producía un engrosamiento de esta. El soporte textil, por su parte, se hallaba destensado. Pese a los daños anteriormente señalados, la obra presentaba un buen estado de conservación.

Estudios previos

Estudio ultravioleta

El estudio de materiales de la obra se ha centrado en identificar la presencia o no de una capa superficial sobre la pintura. La existencia o no de esta capa condiciona la metodología de actuación en la pintura. Con este fin se realizó un estudio estratigráfico que puso de manifiesto la existencia de una delgada capa de naturaleza orgánica sobre la pintura.

La restauración

Limpieza de la superficie pictórica

Debido a la suciedad generalizada que presentaba la capa pictórica por la acumulación de polvo ambiental y suciedad grasa, la intervención se centró en una limpieza suave a fin de recuperar su correcta lectura. Para ello, tras realizar varias pruebas, se combinó la utilización de pinceles de pelo de cabra especiales para la limpieza contemporánea con una microaspiración de toda la superficie. Posteriormente, se realizó una limpieza físico-química suave con disolventes polares.

Limpieza mecánica

Los bordes, en los que la preparación mate y porosa había absorbido mayormente la suciedad superficial, fueron tratados empleando gomas de borrar no grasas. Tras corregir varias deformaciones del soporte textil localizadas en la parte inferior mediante humedad controlada y pesos, se realizó un tensado de la obra y se instaló una trasera ventilada como protección del reverso de la obra, a fin de amortiguar las oscilaciones termohigrométricas y su efecto sobre el soporte.

Estado final

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s