Juan Genovés

Genovés en su estudio

El autor y la obra
Juan Genovés es un artista valenciano nacido en 1931, el cual ha mostrado a lo largo de su vida una constante inquietud y preocupación por la necesidad de renovar el arte español, así como por la función del arte y el artista en la sociedad actual.

Ha sido galardonado con la Mención de Honor en la XXXIII Biennale de Venecia (1966), la Medalla de Oro en la VI Biennale Internazionale de San Marino (1967), el Premio Marzotto nternazionale (1968), el Premio Nacional de Artes Plásticas (1984), el Premio de las Artes Plásticas de la Generalitat Valenciana (2002) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes del Ministerio de Cultura (2005).

De sus obras se han dicho muchas cosas, pero Manuel Vicent las resume al señalar que la estampida de las masas se convierte en un elemento óptico en el que subyace el testimonio de un artista comprometido que siempre se ha puesto de parte de los que sufren la Historia. En ellas, los personajes huyen hacia cualquier espacio donde hay un poco de armonía y un ideal de justicia.

Estado inicial

Juan Genovés Candel
Secuencia 41, 1998
Técnica mixta sobre tabla, 122 x 122 cm
Galería Marlborough, Madrid
Cedida al Museu d´Art Contemporani Vicente Aguilera Cerni de Vilafamés
(Castellón), a cambio de la obra La Paloma de 1972

La obra presentaba suciedad superficial generalizada y manchas oscuras de tipo graso en la zona del fondo y bordes, así como pequeños desprendimientos de soporte en las esquinas inferiores
de la pieza.

Aparte de pequeñas lagunas, mostraba una importante zona de desprendimiento de la capa pictórica situada en los personajes de la diagonal izquierda. Dichos desprendimientos, en forma de
escamas cóncavas, se localizaban en las áreas de color negro en las que la pintura fue aplicada con un mayor grosor, respondiendo a un problema de secado (exceso de secativo y carga) derivado de la técnica empleada (capa vinílica ligeramente adherida sobre base satinada alquídica en blanco). Las zonas alteradas, pese a una intervención anterior, se hallaban muy resecas y con peligro de desprendimiento.

En la intervención anteriormente señalada, la zona de los personajes fue barnizada mediante aerosol, lo que alteró el acabado al dejar numerosas e irregulares deposiciones de producto sobre la superficie y zonas brillantes. Además, se han hallado restos de un adhesivo acrílico aplicado en forma de cúmulos sobre las escamas, lo cual ha favorecido el desprendimiento de partículas en algunos puntos, lo cual ha complicado la posterior intervención llevada a cabo. Así mismo, mostraba zonas de reintegración en los personajes, incluidas las grietas.

Estudio previos

El estudio ultravioleta, con lampara de Wood, muestra restos del barniz aplicado en una intervención anterior.

Se ha analizado la obra con el fin de determinar los pigmentos empleados por el autor y la técnica de ejecución. Para ello se obtuvieron distintas micromuestras previamente a su intervención
de zonas que afectaran a la lectura de la obra. En su estudio se han empleado distintas técnicas de análisis como la microscopía óptica, la microcopia electrónica de barrido (SEM-EDX) y la espectroscopia infrarroja por transformada de Fourier (µFTIR). De los resultados se desprende que hay una capa de preparación elaborada con un producto comercial compuesto de blanco de
titanio y carbonato de calcio aglutinado con una resina tipo alkyd. El pintor utilizó esta misma preparación como pigmento blanco para aclarar los colores. También se ha detectado una emulsión acrílica como recubrimiento superficial. Por último, la obra sufrió un proceso de intervención en donde se utilizó una preparación blanca distinta a base de barita y carbonato cálcico en las zonas reintegradas.

La restauración

Consolidación de estratos pictóricos

Tras realizar diversas pruebas y catas de limpieza, se llevó a cabo la extracción del polvo depositado y la eliminación de las manchas grasas y huellas dactilares localizadas en los márgenes
y bordes de la obra. En primer lugar se combinó la utilización de pinceles de pelo de cabra, especiales para pintura acrílica y vinílica, con una aspiración suave sobre todo el conjunto de la obra. Las manchas y huellas dactilares fueron rebajadas empleando distintas gomas de borrar no grasas y una disolución de quelantes.

Una vez efectuado este proceso, la intervención se centró en la consolidación y adhesión de la película pictórica, un complejo proceso gracias al cual las zonas dañadas han recuperado su estabilidad. Este delicado proceso fue resuelto mediante una preconsolidación de las zonas dañadas con cola de esturión a baja concentración aplicada a pincel, previa humectación con un nebulizador por ultrasonidos. La adhesión de las escamas se realizó utilizando cola de esturión a pincel, espátula caliente y pesos. Puntualmente, en las zonas de mayor grosor con mala adhesión al soporte, se empleó adhesivo PEOX.

Finalmente, se rellenaron los faltantes con estuco y cola de esturión, se ajustó el color de las zonas dañadas con pigmentos puros y diversos tipos de aglutinantes de acabado satinado. Las
pequeñas pérdidas de película pictórica fueron reintegradas con pinturas al agua y pinceles de marta.

Estado final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s